JoaquĆ­n Espinosa, campeĆ³n azul y con medalla de oro

ā€¢ El alumno de la Prepa 6 es nueva promesa del taekwondo de la UNAM

Izamar Medina (servicio social DGDU)

Con facciones que denotan en su cara todavía un rostro infantil, Joaquín Eugenio Espinosa Ramos, de 16 años de edad y alumno de la Escuela Nacional Preparatoria, Plantel 6, cuenta con una larga trayectoria dentro del taekwondo, deporte que comenzó a practicar desde los tres años por iniciativa de sus padres. “Tengo una hermana y ellos querían que hiciéramos algún deporte para no estar en la casa todo el día”. 

En el último Campeonato Nacional de Cadetes y Juveniles 2017, que se celebró en Monterrey, Nuevo León, la UNAM tuvo un representante que volvió a casa con una medalla de oro. Ese fue Joaquín, quien entrena taekwondo en Ciudad Universitaria dirigido por el profesor José Sámano Hernández. Dicha competencia es parte del proceso de conformación del equipo nacional rumbo al Mundial Juvenil y Juegos Olímpicos de la Juventud, a realizarse el siguiente año. 

Entre risas, aún recuerda que, durante los primeros cuatro meses que comenzó a entrenar este deporte, entraba corriendo al final de la clase para que lo recogiera su abuela. Sin embargo, una vez que probó suerte en su primer torneo, a Joaquín lo atrapó y se enamoró del taekwondo.

Espinosa, como todo deportista, tiene a sus ídolos: “Un día en casa de mi abuela, estaba viendo las peleas de María del Rosario Espinoza y de Guillermo Pérez Sandoval, en los Juegos Olímpicos de 2008, esa vez decidí que quería ser como ellos y ganar una medalla Olímpica se convirtió en mi sueño”. 

Sobre su llegada a la Universidad Nacional Autónoma de México, comenta que fue antes de estudiar en ella: “En 2012 cuando ya no había torneos ni combates en la escuela donde comencé, me recomendaron venir a la UNAM. Lo hice y un año después fui a mi primer torneo. Me di cuenta del cambio de nivel y que debía prepararme para mejorar”. 

A lo largo de estos años, Joaquín se ha dado cuenta de su salto de calidad, gracias a su constancia y disciplina en entrenamientos, combates y torneos en los que aprendió a pulir sus habilidades. 

Joaquín ya está siguiendo su proceso de preparación en el Centro Nacional de Desarrollo de Talentos y Alto Rendimiento (CNAR); sin embargo, acude solo de interino, pues para él la escuela es primero y está por cursar el segundo año del bachillerato. 

“El CNAR te invita a que te pruebes con otros seleccionados, donde puedes ganar el boleto para otras competencias, por ejemplo, yo me concentro en el CNAR por el preselectivo que gané en el Campeonato Nacional Zona Norte. Algo que motiva estar ahí es que también en ese lugar están concentradas la selección para el Mundial, la selección juvenil y la mayor”, expresó. 

Durante su trayectoria deportiva, sus padres han sido fundamentales para seguir mejorando, pues el multimedallista afirma que “están muy orgullosos, me han apoyado toda la vida y saben que desde chico mi sueño ha sido estar en un ciclo olímpico. Y aunque los entrenamientos no son divertidos porque sufres, sudas y llega un momento en el que ya no puedes seguir pateando, debes seguir, aunque tu cuerpo ya no pueda. Siempre hay que esforzarse para ser el mejor y solo me queda trabajar para cumplir ese objetivo”. 

Paso a paso, el sueño de Joaquín Espinosa está fijo, pues piensa seguir creciendo en esta disciplina, con el objetivo de representar algún día a México en unos Juegos Olímpicos y, sobre todo, para enaltecer el nombre de la UNAM.

MĆ©xico DF, 25/08/2017

Más noticias